Beneficios de las clases de yoga para niños


Con motivo del día internacional del Yoga (21 de junio) queremos compartirles algo del por qué Redwood School cuenta con una clase de yoga para nuestros alumnos.

Pensando en que los niños son el futuro de nuestro mundo, el objetivo esencial de las clases de yoga es lograr un estado de tranquilidad en equilibrio y armonía con su entorno. Nuestra clase les otorga una excelente base para una vida alegre, saludable y disciplinada. Al introducir a los niños en la práctica del yoga se estimula su creatividad, imaginación y sensibilidad, además de que se hace consciente de su conexión con la naturaleza. Conforme avanzamos, los niños desarrollan fuerza, equilibrio, flexibilidad, coordinación física y mental.

Dentro de nuestras actividades en clase, los alumnos escuchan música, leen, realizan Mandalas, se mueven, cantan, juegan, respiran conscientemente, trabajan en grupo e individualmente, se concentran y se esfuerzan. El yoga es una manera divertida de desarrollar su potencial creativo y su capacidad para resolver problemas y superar retos. La clase empieza con ejercicios sencillos para crear una atmósfera de paz y termina con una breve relajación.

El yoga aporta muchos beneficios a nuestros niños: En el plano físico desarrollan de manera saludable su cuerpo, a la vez que aumentan su coordinación y resistencia. Les permite mantener la flexibilidad que tienen naturalmente. También aprenden habilidades que los ayudan en la vida diaria y que son la base para su desarrollo como adultos. Alcanzan esa conexión mente-cuerpo que les facilita estar tranquilos pero concentrados ante las presiones y estrés cotidiano, aumentando sus periodos de atención.

Con una práctica continua y a lo largo del ciclo escolar los alumnos obtendrán algunos o todos los beneficios siguientes:

1- Desarrollo y destreza de los músculos motores. 2- Flexibilidad en las articulaciones. 3- Mejora de los hábitos posturales de la columna vertebral. 4- Masaje de los órganos internos. 5- Mejoría en los hábitos de la respiración. 6- Estimulación de la circulación sanguínea. 7- Fortalecimiento del autoestima. 8- Baja en el nivel de estrés infantil. 9- Agudiza los sentidos. 10- Agilidad y entereza. 11- Calma y relajamiento. 12- Estiramiento. 10- Mejor desarrollo de la atención, concentración, memoria e imaginación. 11- Armonización de la personalidad y el carácter. 12- Oportuna canalización de la energía física. 13- Mejor comprensión e interacción con los demás.

Por: Paty Alvisúa (Instructora de Yoga)